lunes, 20 de septiembre de 2010

REPARAR UN PINCHAZO

Es lo primero que hay que aprender si montas en bici, la mecánica de las mecánicas...

Seguro que alguna vez te has quedado tirado en medio del monte con una rueda pinchada, sin cámara de repuesto y sin saber que hacer. Sólo te queda la opción de pedir ayuda a algún compañero o si vas sólo volverte para casa en el coche de San Fernando, es decir, un ratito a pie y otro andando. Y lo peor no es esto, sino la cara que se te pone al día siguiente cuando llegas a tu taller habitual y te dicen que la reparación te va a costar como mínimo 6 euros y que no te la tendrán lista hasta el día siguiente. ¿Merece la pena volver a pasar por esta situación?

Ya es hora de aprender de una vez a pegar un parche correctamente. Somos conscientes de que muchos de vosotros lo habéis intentado muchas veces y el maldito siempre se acaba despegando. La mayoría de las ocasiones por exceso de disolución, por no dejarla secar el suficiente tiempo, y otras por una mala calidad de los materiales. También existe la popular pero errónea creencia de que a más presión sobre el parche y durante más tiempo mejor pegará, ¿acaso nunca le has puesto la pata de una silla encima?. Lo dejas toda la noche y, a la mañana siguiente, tiras con convicción del plástico que lo cubre y....¡zas!, te llevas el parche pegado al plástico.

A continuación verás paso a paso lo fácil que es reparar una cámara pinchada, incluyendo el desmontaje y montaje en la rueda. El truco está en la disolución, en cuanto la controles empezarás a ahorrar dinero.

MATERIAL NECESARIO:

1- Una bomba para dar aire a las ruedas. Para reparar en casa mejor si es de taller, aunque vale cualquiera de las más pequeñas que normalmente llevamos en nuestras salidas "por si las moscas".

2- Desmontables (que en realidad deberían llamarse desmontadores). Te facilitarán la tarea de desmontaje y montaje de la cubierta.

3- Los parches se venden en varios tamaños. En las tiendas de bicicletas hay unas cajitas que traen variedad y todo lo necesario para pegarlos.

4- Con el papel de lija se raspará la cámara para limpiarla. Mejor que el grano no sea muy grueso para no dañarla.

5- Aunque en el mercado hay parches autoadhesivos, sin un buen pegamento para parches o disolución estamos perdidos, pues no sirve ningún otro pegamento.

6- Un anti- pinchazos evitará los pequeños pinchazos a cambio de un pequeño incremento de peso.

TRUCOS

-Los mejores parches son los vulcanizados, los distinguirás por tener el borde de algún color, normalmente azul o naranja.

-No apliques demasiada disolución, tardará mucho en secarse y el parche no pegará bien.

-Las cintas plásticas o de kevlar antipinchazos que se colocan entre la cámara y la cubierta son una buena barrera contra los pinchos.

-Otra buena medida para evitar los pinchazos es la utilización de cámaras antipinchazos, llevan dentro un líquido viscoso que tapona pequeños agujeros.

-Una cámara pellizcada (dos agujeros paralelos producidos al machacarla entre la llanta y un objeto) es mejor cambiarla por una nueva que repararla, pues pegar dos parches tan juntos no dará buen resultado.

-Los parches sólo pegan con disolución, un pegamento especial para gomas. No lo intentes con otro tipo de pegamentos.

-Gran parte de los pinchazos se producen como consecuencia de llevar una presión excesivamente baja en las cámaras, de esta manera es más fácil pellizcar con una piedra o una raíz. Selecciona bien la presión manteniéndola entre los límites que los fabricantes recomiendan en los laterales de las cubiertas.

REPARA UN PINCHAZO: CÁMARA

1- DESMONTA LA CUBIERTA. Lo primero es desmontar la cubierta por un lateral de la llanta para acceder a la cámara, utilizando unos desmontadores para hacer palanca. Con uno o dos suele ser suficiente

2- QUITA LA CÁMARA. Una vez desencajado de la llanta todo el flanco o lateral de la cubierta quitamos la cámara completamente, terminando en la válvula. Si es válvula fina habrá que quitar una tuerquita que la sujeta a la llanta.

3- BUSCANDO AL CULPABLE. Con las yemas de los dedos repasa todo el interior de la cubierta buscando algún pincho que pudiera haber quedado clavado. Hay que quitarlo para evitar pinchar nuevamente la cámara al volver a montarla.

4- MARCA EL AGUJERO. Hincha abundantemente la cámara y acércala al oído para localizar la fuga de aire. Si no la encuentras sumérgela en agua, las burbujas la delatarán. Con un boli marca el agujero con un círculo o una equis.

5- ¡A LIJAR! Con un trocito de lija raspa la superficie circundante al pinchazo. De esta manera limpiamos la cámara de impurezas a la vez que creamos micro-rayitas que favorecerán el agarre del pegamento.

6- APLICA EL PEGAMENTO. Pon un poco de disolución y extiéndela con el dedo hasta dejar una delgada capa que cubra una superficie ligeramente mayor que el tamaño del parche. Déjala secar unos minutos o sóplala un poco para acelerar el proceso.

7- PEGA EL PARCHE. Cuando la disolución no se pegue al dedo al tocarla es el momento de poner el parche. Retira el papel de aluminio, pégalo y aprieta un poco con los dedos. Espera un poco y quita con cuidado el plástico transparente.

8- MONTAMOS LA CÁMARA... Hinchamos la cámara ligeramente hasta que tome forma, de esta manera será más fácil introducirla entre la cubierta y la llanta. Empieza por la válvula para que no se mueva el resto al ir metiéndola.

9...Y LA CUBIERTA. Mete la cubierta comenzando a la altura de la válvula, revisando que los aros del neumático queden bien encajados en este punto. Sigue con el resto de la cubierta, hínchala, comprueba que esté bien asentada y a ¡montar!.


1 comentario:

  1. Que buen articulo!!
    Me llamo Robin y uso un kit reparapinchazos para cualquier urgencia en la calle. Es muy bueno!

    ResponderEliminar